FAMILIA Creciendo con Mamá -  9 de marzo 2021 - 09:00hs

Lo que implica volver a la playa tras más de un año de pandemia

Marilyn Cejas
Por Marilyn Cejas

La verdad es que ver el mar luego de más de un año de pandemia fue un poco extraño, sentí que era imponente, la vi más hermosa que en otras oportunidades y es que fue en el mes de marzo del año pasado que se anunció la presencia del coronavirus en el país y recuerdo que de inmediato comencé con teletrabajo en casa junto a mi hija de tres añitos, a quien tuvimos que dejar de llevar a la guardería, tristemente. 

Desde ese momento nuestra vida cambió y por supuesto la de todos. Para ese entonces ya teníamos tiempo sin ir a la playa y sumándole el año de pandemia es bastante, así que tras el anuncio de liberar la cuarentena absoluta los fines de semana, decidí que ya era el momento. 

Como les contaba al inicio, cuando vi la playa quedé impactada, no sé, me imagino el tiempo en casa; fue algo muy importante para nosotros como familia, sobre todo por nuestra niña, ella tenía mucha ilusión de ir a la playa y jugar en la arena. 

Pero, ¿Qué implica ir a la playa en tiempo de pandemia? En principio, dependiendo el lugar que escojamos, debemos realizar una reserva, es más seguro y así lo están realizando los encargados de las playas. 

Una vez realizada la reserva, debemos cumplir con todas las medidas de bioseguridad e ir preparados con todos los implementos: mascarillas, alcohol, gel alcoholado, agua para tomar (preferiblemente) y nuestros propios cubiertos. 

En nuestro caso fuimos el sábado pasado, el primer día tras haber liberado la cuarentena, no había nada de tranque y la vía estaba bien tranquila, tanto de ida como de vuelta. 

Si bien es cierto que existen muchas playas en Panamá y muy hermosas, nosotros recomendamos Nico's Beach, ubicada en Farallón, después del Resort Decameron; solo cobran un consumo mínimo por persona en alimentos y bebidas, pero no cobran el rancho, el cual es súper cómodo y tiene hasta una hamaca, ni tampoco el estacionamiento. 

Es bien tranquilo, se respira un aire bien familiar y también tienen la opción de hospedaje. Ir en esta época fue difícil pero tratamos de no pensar en lo negativo, de ser positivos, ya que si nos cuidamos no hay riesgo de contagio. 

Apenas llegamos me quedé observando a las personas en lo que ahora llamamos "Burbuja", allí juntos en nuestro rancho nos quitábamos la mascarilla pero cuando íbamos al baño o a otras áreas de la playa, nos la poníamos. Las personas cumplían con las normas de higiene y precaución, lo que me pareció importante, de hecho, mientras estábamos allí, el personal del Minsa pasó a dar un recorrido. 

Sin duda, la pandemia del coronavirus ha cambiado la vida de todas las personas en el mundo pero nos ha enseñado a valorar hasta los mínimos detalles. Sólo nos queda la esperanza de que con la vacuna poco a poco, el virus vaya desapareciendo y no regrese más nunca. Oremos todos los días por eso, por la salud, por los enfermos, por el personal de salud que lucha todos los días en los hospitales y por la unión de nuestras familias. ¡Que Dios me los bendiga!