El rey español Alfonso X jamás hubiera pensado allá por el siglo XIII que, tras dar pie al concepto de las famosas "tapas", ochocientos años más tarde estas servirían para revolucionar el concepto de la cocina y el diseño, una rompedora seña de identidad para España más allá de sus fronteras.