EFE

Lola y Pedro son dos muñecos parlantes con los que el Municipio de Quito quiere llevar a miles de niños mensajes sobre las partes del cuerpo que nadie puede tocar y así prevenir las ya "alarmantes" cifras de abuso infantil en Ecuador.