En el tercer episodio del clásico de Azuero algunos jugadores perdieron por completo el espíritu deportivo, iniciándose una pelea que opacó por completo la victoria del equipo santeño de cinco carreras por una del equipo herrerano, durante el Campeonato Nacional de Béisbol Mayor.