Brasilia Economía -  5 de diciembre 2012 - 19:32hs

Plan de estímulos en Brasil no rinde aún todos sus frutos, Rousseff

BRASILIA, ( AFP ) - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, admitió el miércoles que la batería de medidas económicas adoptada este año para estimular el crecimiento aún no rinde todos sus frutos, en momentos en que el mercado augura un alza del PIB de apenas 1,27% en 2012.

"Varias medidas que tomamos en 2012 todavía no logran los efectos completos", señaló Rousseff en un discurso ante industriales, cuyo sector es uno de los más golpeados por la desaceleración.

La mandataria reconoció que la industria tuvo un "desempeño bastante precario" pese a las señales de recuperación de los últimos meses, y reiteró su confianza en que el paquete oficial de estímulos a la producción y al consumo tendrán efecto.

La industria brasileña, que representa un 24% del PIB, creció apenas 0,3% en 2011, contra la expansión de 10,5% de 2010, y para este año espera una contracción del 0,6%, según la Confederación Nacional de la Industria.

"Tenemos certeza de que (los efectos de las medidas) se expandirán por el sistema económico, y van a marcar un nuevo estadio de nuestro crecimiento", sostuvo la presidenta.

En ese sentido, recordó las medidas del gobierno para desvalorizar la moneda, y rebajar simultáneamente los costos del crédito y de la contratación laboral.

Además, el Banco Central aplicó paulatinamente una serie de recortes que llevó la tasa básica de intereses a un 7,25% anual, un "nivel sin precedentes en la historia reciente de nuestro país", sostuvo Rousseff.

Pese a estas y otras medidas "mantenemos nuestro compromiso con el rigor fiscal, que se expresa, por ejemplo, en la reducción de la deuda neta en relación al PIB, indicador que corresponde actualmente al 35%, uno de los más bajos del mundo", destacó.

Asimismo, la mandataria reiteró su compromiso de reducir para 2013 en un 20,2% las tarifas de la energía eléctrica, consideradas por la industria como las terceras más altas del mundo.

Golpeada por los efectos de la crisis internacional, la sexta economía del mundo se desaceleró en 2011, cuando se expandió un 2,7% contra 7,5% en 2010.

En esta nota: