Ciudad del Vaticano Economía -  22 de mayo 2013 - 19:26hs

Vaticano presenta 1er informe del regulador

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El Vaticano dio un paso más el miércoles hacia una mayor transparencia financiera al publicar el primer informe anual de su agencia de supervisión financiera y anunciar nuevas regulaciones para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

El informe de la Autoridad de Inteligencia Financiera mostró que la agencia recibió seis informes internos de transacciones sospechosas en 2012, en comparación con uno el año anterior, y que dos fueron enviados a los fiscales del Vaticano para su investigación.

Sin embargo, el informe de 10 páginas hace escasa mención de las operaciones de supervisión realizadas en 2012. Las autoridades financieras internacionales han recomendado que la agencia lleve a cabo inspecciones y cree reglamentos internos para combatir el lavado de dinero y el financiamiento de actividades terroristas.

El informe tampoco hizo mención de los problemas que llevaron a la suspensión de los servicios de tarjetas de crédito dentro del Vaticano por varios meses, situación que incomodaba a las miles de personas que visitan el Vaticano y sus museos cada día.

El Vaticano creó la agencia de supervisión en 2010 en un intento por deshacerse de su imagen de paraíso fiscal reservado y mejorar su reputación en los círculos financieros mundiales tras una serie de escándalos en su banco y una investigación de lavado de dinero emprendida por la fiscalía de Roma en 2010.

Como parte de ese esfuerzo, la Santa Sede se sometió al proceso de evaluación Moneyval del Consejo Europeo, que evalúa el cumplimiento de los países con las normas internacionales contra el lavado de dinero internacional y el financiamiento del terrorismo.

En julio del año pasado, el Vaticano pasó la prueba en el primer intento, y Moneyval dijo que había logrado grandes progresos en un corto período. Pero la Santa Sede recibió malas calificaciones para el órgano de control y su banco.

Específicamente, Moneyval dijo que el papel, la autoridad y la independencia de la agencia de supervisión no eran claros, y que las reglas del banco del Vaticano para la investigación de clientes, transferencias electrónicas y reporte de transacciones sospechosas eran insuficientes. Dijo que el banco necesitaba un supervisor independiente y que debía conducir una completa evaluación de riesgos para asegurarse de que conocía a sus clientes y los riesgos que encaraba.

FUENTE: Agencia AP