Bruselas Economía - 

Los europeos alcanzan acuerdo sobre financiación de bancos en quiebra

BRUSELAS ( AFP ) Los ministros europeos de Finanzas alcanzaron un compromiso la noche del miércoles al jueves sobre las reglas para recapitalizar o liquidar los bancos sin afectar a los contribuyentes, indicaron fuentes diplomáticas.

Tras seis horas de discusiones, llegó un acuerdo sobre el grado de flexibilidad en manos de cada Estado, que era un punto de bloqueo, un día antes de una cumbre europea que quiere mostrar avances en la unión bancaria.

"Es un éxito, un éxito logrado tras fuerte lucha", comentó al salir de la reunión el ministro francés de Finanzas, Pierre Moscovici, y estimó que este acuerdo es "muy importante para la estabilidad financiera de la Unión Europea".

"El acuerdo de esta noche es un jalón mayor en nuestros esfuerzos para romper el círculo vicioso entre los bancos y las deudas de los Estados", se congratuló en conferencia de prensa el ministro irlandés Michael Noonan, que presidía la reunión.

"Si un banco tiene problemas, ahora tendremo sun conjunto único de reglas en toda Europa para decidir quién paga la factura", subrayó por su parte el ministro holandés Jeroen Dijsselbloem, asimismo presidente del Eurogrupo que reúne a los ministros de Finanzas de la zona euro.

Este acuerdo borra el fracaso de las discusiones celebradas durante más de 18 horas la semana pasada en Luxemburgo.

Para evitar que los contribuyentes paguen cuando un banco tenga que ser reestructurado o liquidado, los europeos se habían puesto de acuerdo para hacer pagar por este orden a los accionistas, luego a los acreedores no asegurados, a los poseedores de bonos "senior" y en última instancia a los depositantes de cantidades superiores a 100.000 euros.

Pero dos grupos de países se oponían sobre el grado de flexibilidad que se le puede dar a las autoridades nacionales para salvar a los acreedores de los rescates bancarios.

Francia y Gran Bretaña querían poder beneficiarse de cierta flexibilidad y estudiar caso por caso. Francia quería proteger, en algunas circunstancias, a los depositantes individuales y a las pequeñas y medianas empresas.

Otros países, como Alemania, Holanda y Finlandia, defendían por el contrario reglas más estrictas, para evitar la incertidumbre que puede hacer huir a los inversores y los depositantes. Y también querían evitar el recurso al dinero público.

Al final, para los Estados que deseen flexibilidad, el compromiso prevé imponer pérdidas primero a los acreedores y accionistas hasta el 8% como mínimo de pasivo de los bancos.

Luego podrán ser solicitados fondos nacionales llamados "de resolución", alimentados por el propio sector bancario y, en caso necesario, "recursos, nacionales o europeos", con la posibilidad de "recapitalización directa por el MES", el fondo de ayuda de la zona euro, explicó Moscovici.

Aunque el recurso al dinero público sigue siendo posible, "es un cambio mayúsculo que hace que pasemos del dinero público, dle contribuyente, al del propio sector financiero, que deberá solucionar en gran medida sus propios problemas", subrayó Dijsselbloem.

A España "el limite del 8% de los pasivos nos parece correcto y la flexibilidad en torno al 5%", había precisado De Guindos con anterioridad.

Con este acuerdo, los ministros dan un paso importante hacia la creación de la unión bancaria, deseada por la UE para evitar un nuevo contagio entre crisis bancaria y crisis de la deuda.

Los europeos se han propuesto dar una señal de que avanzan en una unión bancaria, que los blinde contra otra crisis financiera como la que golpea al continente y dejó a la zona euro hundida en la recesión.

En esta nota: