LISBOA Economía - 

La noche, el otro negocio de la primera Web Summit lisboeta

Sabedores de que muchos negocios se cierran en torno a una cena o una copa, los restauradores lisboetas van a ofrecer "libertad" y flexibilidad para aprovechar las noches de la Web Summit, que arranca hoy y que reúne a más de 50.000 potenciales clientes hasta el jueves.

Oficialmente, los restaurantes y bares de Lisboa no tienen previsto alterar sus horarios durante el evento pero en la práctica van a adaptarse para recoger el guante lanzado por la Web Summit, cuyos organizadores animan a los asistentes a conocerse mejor fuera del Palacio de Congresos en el que tendrá lugar la agenda oficial.

"Nunca sabes a quien conocerás en las calles y los bares. Uber logró una gran ronda de negocios en un pub durante una Web Summit", se apunta en la página web del evento, deslizando así que otro emprendedor puede tener igual éxito. Y los establecimientos lisboetas buscan ser el escenario.

"Los restaurantes y bares van a funcionar hasta la hora que quieran. Quienes mandan en nuestros establecimientos son los clientes", afirmó a Efe el director general de la Asociación de Hostelería, Restauración y Similares de Portugal (Ahresp), José Manuel Esteves.

En la Ahresp ya tienen más que estudiado el perfil del asistente a la Web Summit, que Esteves resume como personas con agendas cortas a las que "les gusta comer bien", están "disponibles para novedades" y "también quieren ser sorprendidas".

Con estas variables han formulado una serie de recomendaciones en primer lugar para los restauradores, a los que la asociación propone una cocina "que no sea muy internacional" y apueste por lo portugués, mientras que a los bares y locales de animación aconseja "libertad total".

Y es que las horas después de la cena serán, sin duda, la joya de la corona para el sector, pues en esta franja la Web Summit ha convocado sus conocidos "Pub Crawls", una actividad que corría en paralelo al congreso durante los años que se celebró en Dublín, donde se creó en 2010.

Era, fundamentalmente, un recorrido de pubs por la capital irlandesa, donde entre pinta y pinta los asistentes rompían el hielo y hablaban de forma más distendida que en el recinto del congreso.

Con el tiempo, los "Pub Crawls" se convirtieron también en un evento social por el que han pasado, tal y como recuerdan los organizadores de la Web Summit, el cantante Bono, Elon Musk, director ejecutivo de SpaceX, o el actor Jack Gleeson, que interpretó al antipático rey Joffrey en la serie "Game of Thrones"

Ahora que se han trasladado a Lisboa, toman el relevo de los pubs los cosmopolitas y coquetos bares del bullicioso Barrio Alto o la zona de Cais do Sodré, en la ribera del Tajo, lugares en los que Esteves pide comprensión ante eventuales quejas por ruido a altas horas de la noche.

"Sabemos que esta gente no busca la animación por la animación, no vamos a hacer despedidas de soltero, se trata de personas que quieren continuar haciendo sus negocios alrededor de una copa", esgrime.

El objetivo de los restaurantes y bares es, finalmente, "marcar la diferencia" y sorprender a los congresistas para que quieran volver a Lisboa con otros eventos empresariales o de vacaciones.

La Ahresp no tiene forma de medir el impacto económico que tendrán por la Web Summit, a la que asistirán, subraya Esteves, personas muy habituadas a usar redes sociales y compartir sus experiencias, algo que puede impulsarles de forma fundamental.

"Una publicación en Facebook o una foto bonita en Instagram son capaces de hacer más por la economía que una campaña de publicidad orquestada o un articulo de Newsweek", comenta el director general de la asociación.

Así pues, en Lisboa están preparados para el "open mind" y darlo todo en esas tres noches porque, si todo sale bien, el "efecto multiplicador será inmenso".

En esta nota: