LONDRES Entretenimiento -  29 de noviembre 2013 - 11:58hs

Paul McCartney patrocina un torneo de sumo

El legendario roquero se aseguró de ofrecer una nueva muestra de su pasión por el sumo durante el tradicional Grand Sumo Tournament de la ciudad japonesa de Fukuoka, ya que además de asistir al evento en compañía de su mujer Nancy Shevell, el artista se encargó de que todo el mundo se percatara de su presencia a través de numerosos carteles publicitarios que promocionaban 'New', su nuevo disco.

Aunque se desconoce el importe que abonó Paul McCartney para ver la carátula de su álbum en todo tipo de vallas y banderolas, el ex Beatle prefirió dejar de lado ese tema y centrarse en exponer las bondades de un deporte que le tiene ensimismado desde hace décadas."Soy un seguidor incondicional del sumo desde hace muchísimos años, ya que es un deporte que me atrajo desde el primer momento en que pude asistir a uno de estos torneos.

Estoy muy contento de estar aquí y poder ver con mis propios ojos a los mejores luchadores del mundo. Creo que esta competición es el equivalente al torneo de Wimbledon en el mundo del sumo", explicó el cantante al diario The Sun.Su presencia en el mencionado torneo de sumo no constituye la única anécdota curiosa que ha protagonizado el ídolo británico en los últimos tiempos, como probablemente recuerden muchos de los viajeros que utilizan a diario los tranvías de la ciudad de Nueva Orleans. A principios de este año, Paul McCartney tuvo la ocurrencia de montarse en uno de estos tradicionales vehículos y sacar su guitarra para ofrecer un concierto espontáneo y en pleno movimiento, una escena surrealista que ni los afortunados testigos acabaron de creerse.

"Se puso a cantar delante de todo el mundo y a hacerse fotos con la gente que le reconoció. Fue una experiencia única y sin duda uno de los mejores días de mi vida, aunque es verdad que muchos pasajeros no llegaron a darse cuenta de que estaban asistiendo a un concierto de Paul McCartney", reveló uno de los afortunados viajeros al periódico Daily Mirror, asegurando que muchos de los pasajeros incluso se atrevieron a premiar su actuación lanzándole algunas monedas.