El director japonés Hirokazu Kore-Eda se alzó con la Palma de Oro del Festival de Cannes, que también premió al estadounidense Spike Lee y a la libanesa Nadine Labaki.