ISRAEL Famosos -  5 de febrero 2016 - 11:06hs

Maite Perroni y Adamari López conmovidas por los lugares santos

Las famosas actrices mexicana Maite Perroni y puertorriqueña Adamari López recorren juntas los lugares santos para el cristianismo en una experiencia que estos días las ha aproximado al mundo más espiritual y que han aprovechado para bautizarse de nuevo, esta vez, en las aguas del río Jordán.

"El poder caminar la historia que hemos conocido es algo que me sorprende y que me hace reconectar con todo los que hemos leído y aprendido sobre nuestra religión", dice a Efe Perroni, la "reina de las telenovelas", tras cinco días de gira por los lugares más sagrados para el cristianismo.

López, que se declara creyente "tradicionalista", no consiguió controlar la lágrimas cuando el miércoles visitó la Basílica de la Anunciación en Nazaret y el mero recuerdo del bautizo en el Jordán con su pareja, el coreógrafo español Toni Costa, la emociona.

"Es una impresión superlinda todo lo que hemos vivido. En la Basílica la emoción me hizo llorar de verdad, me dio sentimiento. Me emocionó el saber que podíamos hacer misa en el Día de la Candelaria, en el que María presenta a Jesús", dijo la actriz y presentadora en una entrevista a dúo con su pareja en un hotel de Jerusalén.

Los tres se encuentran en Israel desde el domingo como invitados de la ONG estadounidense "America's Voices in Israel" y el Ministerio israelí de Turismo, que han organizado para ellos una visita para aproximarles a la gastronomía, la cultura, la religión y, sobre todo, al corazón de los israelíes.

"Hemos conocido cosas históricamente importantes, pero también hemos tenido la oportunidad de compartir el día a día de la gente, sentir los olores de la comida, disfrutar de un buen plato, un buen vino... todo eso habla mucho de lo que realmente se vive en una ciudad y en un país y es enriquecedor", señala sobre la experiencia la actriz mexicana, que ya habla de regresar a la zona "dos meses".

Acompañada de su madre, la polifacética artista y cantante, para muchos "reina de las telenovelas", esta visita a Israel le ha servido sobre todo para "compartir emociones" con gente que en muchos aspectos le recuerdan la cultura y tradición mexicanas.

"Es un viaje muy inspirador que me permite tener un punto de vista más personal sobre este país, disfrutar de su historia, cultura, tradiciones y lugares históricos. Estar aquí es como una manifestación pura de la verdad, de lo que he leído en mi religión, en la historia, de poder conocer de cerca la situación de Israel" ", asevera.

Unas sensaciones que comparten la popular presentadora de Telemundo y su pareja, que viven su primer viaje solos desde el nacimiento hace once meses de su hija Alaïa, a la que ya están buscando un hermanito o hermanita.

Ante esa posibilidad Costa no ha querido desperdiciar la oportunidad de llevarse agua del Jordán con la que poder hacer el próximo bautizo.

"Compré varias botellas por si en la familia nace otro bebé", reconoció el bailarín mientras su mujer revelaba a Efe que lo están "buscando en este viaje" porque están "en una época fértil".

Durante una entrevista en la que, abrazados, aún seguían bromeando sobre quién dio el beso a quién en el programa "Mira quien baila" del que nació su relación -hace ahora más de cuatro años-, hablan de los verdaderos retos de la vida, que no están en la profesión sino en su relación de pareja.

"El reto es personal, el de conquistarnos todos los días, enamorarnos, y en la manera de encontrar el diálogo en los momentos difíciles. El trabajo no es un obstáculo, yo le apoyo a él en todo y le seguiré apoyando. Y espero que él me apoye a mí", señala López.

En su periplo por Tierra Santa, los tres han conocido Tel Aviv, Cesarea, Haifa, Nazaret, el Valle del Jordán y Jerusalén, entre otros muchos lugares, en una experiencia que van compartiendo día a día a través de sus cuentas en las redes sociales y en cápsulas emitidas en el programa de Adamari.

El más emotivo fue quizás su inmersión en las "congeladas" aguas del Jordán siguiendo la tradición cristiana, vestidos con túnicas blancas.

"No lo teníamos planeado, era parte del viaje y sabíamos que existía esa posibilidad" , explica Costa, de forma que "yo le bauticé a él y él a mí", completa López.

En sus visitas al Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones, los dos lugares más sagrados para el cristianismo y el judaísmo, tuvieron también la oportunidad de pedir sus deseos de cara al futuro, deseos que -confesaron los tres- se reducen a "seguir creciendo" en los planos personal y profesional.