EEUU Famosos - 

A Miles Teller no le preocupa su mala reputación

Como actor, Miles Teller es una de las jóvenes promesas de Hollywood, pero en lo que respecta a su reputación, se le considera una de las celebridades más prepotentes y erráticas en sus encuentros con la prensa.Sin ir más lejos, en agosto de 2015 el intérprete de 29 años concedió una entrevista a la revista Esquire en la que la reportera le describía literalmente como un "gilipo**as" que le había pedido que le cortara el filete y que había comparado el tamaño de los vasos con el de su pene durante la conversación.

Aunque aquella experiencia le hizo volverse más reservado en sus apariciones públicas, Miles se defiende asegurando que controlar su imagen pública no está a su alcance."En ese caso, o en cualquier otro, te pintan como les da la gana. Si alguien quiere sacar un artículo polémico, eso es lo que se va a publicar. En ese caso, la reportera de Esquire había creado una imagen de mí en su mente mucho antes de que yo apareciera. Lo más frustrante es que me llamó gilipo**as y, como estaba escrito en una revista, todo el mundo pensó: "Sí, seguramente lo sea". Llevo muchos años siendo yo mismo y sé qué tipo de persona soy", alega el artista en conversación con la revista Playboy, durante la que afirma que su única preocupación es trabajar.

"Puedes leer lo que sea sobre mí o decir lo que quieras, pero a mí lo único que me importa es hacer un trabajo interesante. No estoy en esto por la fama. No entro al trapo de las redes sociales. Lo único que quiero hacer es entrar en una habitación llena de actores y colaborar".

En el momento de la publicación de dicha entrevista, Miles se defendió de las acusaciones a través de su cuenta de Twitter, la única red social que maneja porque la considera muy útil a la hora de mantener el contacto con sus fans.

"Me gusta Twitter porque puedo decir las cosas con mis propias palabras. Puedo escribir algo y que, automáticamente, llegue a un montón de gente. Es importante tener tu propia voz. Pero no me gusta Instagram. La gente está demasiado pendiente de sus móviles. Me han dicho que abrir una cuenta en Instagram me ayudaría a conseguir más papeles, a tener más proyección. Pero en realidad te convierte más en una marca. No me interesa. Yo quiero construir una base de fans únicamente a través de mis películas", explica el artista.