EEUU Famosos - 

Jack Quaid no necesita a sus famosos padres para triunfar

Teniendo en cuenta que en el transcurso de cinco años el joven Jack Quaid (25) -segundo hijo del exmatrimonio formado por los actores Dennis Quaid y Meg Ryan- ha participado en franquicias cinematográficas tan exitosas como 'Los juegos del hambre' y en series tan aclamadas como 'Vinyl' (HBO), sin olvidar que recientemente se confirmaba su fichaje para la nueva producción de Amazon 'The Boys', resulta comprensible que algunos se pregunten si sus conexiones familiares han sido un instrumento clave a la hora de forjar tan prometedora carrera.

Pues como se ha encargado ahora de revelar su afamado progenitor en una entrevista a People, ese no ha sido precisamente el caso de Jack, ya que desde el principio este se negó a recibir cualquier tipo de ayuda por parte de los dos actores y tampoco les permitió que intervinieran de ninguna manera para allanar su camino.

"Cuando estuvo preparado para dar el salto hacia su vocación profesional, le dije que le ayudaría en todo lo que necesitara. Y además es el hijo de Meg Ryan, lo cual no es cualquier cosa. Pero dijo que no, que quería hacerlo por sí mismo", ha revelado Dennis Quaid, antes de bromear sobre la rapidez con la que su retoño está desarrollando su trayectoria artística. "Ahora soy yo el que le dice: 'Hey, ¿por qué no me ayudas tú a mí?'. Yo no soy orgulloso en ese sentido", ha añadido.

Además de presumir abiertamente sobre el vástago que ha querido seguir sus pasos en el mundo del espectáculo, el astro de Hollywood también ha aprovechado la coyuntura para expresar su satisfacción ante el buen estado de salud del que disfrutan a día de hoy sus mellizos Thomas y Zoe (10), a los que tuvo junto a su tercera esposa, Kimberly Buffington, por medio de un proceso de gestación subrogada y que, poco después de llegar al mundo, estuvieron a punto de perder la vida por un error médico.

"Lo que me hace más feliz en esta vida es saber que mis hijos ya están bien. Les va fenomenal en todos los sentidos y eso me proporciona el sosiego y la tranquilidad que necesito", ha apuntado el actor de 63 años sobre los duros momentos que atravesó durante la hospitalización de sus pequeños en el año 2007.

FUENTE: Showbiz