Kiko Rivera, en el vídeo que ha publicado este viernes (c) Instagram

BANG showbiz

Han pasado solo unas horas desde que el DJ Kiko Rivera, hijo de la afamada tonadillera Isabel Pantoja, dejara helados a sus seguidores de las redes sociales al publicar un comunicado en el que anunciaba su retirada de los escenarios y, lo que es más preocupante, atribuía el precipitado fin de su carrera musical a la fuerte depresión que ha venido padeciendo en los últimos meses. Sin embargo, después de haberse visto abrumado con el sinfín de mensajes de apoyo y de cariño que le han trasladado sus familiares y sus fans más acérrimos, el artista no ha tardado en regresar a su perfil de Instagram -del que borró todo su contenido antes de dar la triste noticia- para darles las gracias personalmente por sus palabras de ánimo y, sobre todo, para dejar patente su optimismo de cara al duro proceso de recuperación en el que ya se ha embarcado.

"Buenos días, mi gente, solo tengo palabras de agradecimiento por todos esos mensajes que me están llegando. Muchísimas gracias de todo corazón, de verdad, por estar ahí conmigo en estos momentos complicados. Solo quiero decirles que, bueno, poquito a poco, saldré de esto. Es un proceso largo y espero que todo salga bien. Gracias a todas esas personas que se han interesado por mí, aunque sea mandándome un corazoncito o un besito. Les mando uno muy fuerte", les ha dirigido a través de un vídeo publicado en su cuenta personal.

Publicidad

Pocos segundos después, Kiko colgaba otra grabación en la plataforma para transmitir también su gratitud hacia aquellos promotores de conciertos -no todos los que han trabajado con él, como se ha encargado de precisar- que se han interesado por el difícil bache anímico en el que se halla en estos momentos, el cual le impedirá promocionar como es debido -y defender en los escenarios- el nuevo sencillo que ha publicado a modo de despedida y regalo para sus admiradores.

"No quería irme a dormir sin deciros que en uno de los días más difíciles de mi vida sale el que de momento será mi último tema #chokachoka. Disfrútenlo, báilenlo y gócenlo este verano porque está hecho con el mayor cariño!", escribía en el mismo perfil ayer jueves.En la llamativa nota de prensa con la que revelaba su necesidad de poner punto y final a su trayectoria musical para poder centrarse en su recuperación psicológica y emocional, Kiko no se olvidó de destacar el importante papel que están jugando su familia y su esposa Irene Rosales -con quien tiene a sus dos hijas pequeñas, Ana y Carlota- a la hora de ayudarle a lidiar con la enfermedad.

"Gracias a mi mujer por aguantar mis malos humores y los horarios tan malos que a veces llevamos los artistas. Gracias a mi familia y a mis amigos por estar en los peores momentos, como están ahora. Ellos saben quiénes son. Espero poder reunir las fuerzas necesarias para volver, porque de momento me es imposible. Un fuerte abrazo", se sinceraba en el comunicado que marca un punto de inflexión en su vida profesional y personal.

Publicidad