Kiko Rivera e Irene Rosales, durante su visita de este fin de semana a Ávila (c) Instagram

Showbiz

El DJ y productor Kiko Rivera lleva varios días exudando un optimismo contagioso en las redes sociales que, afortunadamente, constituye un signo inequívoco de que el proceso de recuperación en el que se ha embarcado para combatir la depresión y la ansiedad va dando ya sus frutos.Tanto es así, que este mismo fin de semana el hijo de Isabel Pantoja y su esposa, la guapa Irene Rosales, han deleitado a todos sus fans de la esfera virtual con una serie de idílicas estampas relativas a su visita a la ciudad de Ávila, un viaje que ha servido a Kiko para "desconectar" y también para exhibir su determinación a la hora de sobrellevar los problemas anímicos que viene sufriendo.

"Bonito fin de semana en Ávila para desconectar con mi mujer. Maravillosa ciudad y maravillosa su gente. Gracias por todas vuestras muestras de cariño, que han sido muchas", ha escrito el artista en su perfil de Instagram junto a una imagen que les retrata a ambos enmarcados en el monumental casco antiguo de la localidad castellana.

Publicidad

Pese a que en su momento anunció que reduciría notablemente su presencia en dichas plataformas para centrarse por completo en su ámbito más íntimo, ahora Kiko confía también en su amplia base de seguidores para que le insuflen el cariño que tanto necesita en esta delicada etapa de su vida.

"Intento llevar una vida lo más parecida a lo normal posible dentro de mi recuperación. Y eso conlleva estar pendiente de vosotros", les ha dirigido profundamente agradecido a través de su cuenta personal.Por otro lado, el primogénito de la popular tonadillera también ha estado recurriendo a las redes sociales para presumir abiertamente los progresos que ha venido realizando en su lucha contra el sobrepreso, otro de los factores que juegan un papel clave en la recuperación de su autoestima. "¡Veranito, ven a mí ya!", escribía recientemente para describir una imagen en la que posa orgulloso con el torso desnudo.

Publicidad