NIcole Kidman y Keith Urban

Showbiz

La oscarizada Nicole Kidman (51) ha vuelto a reflexionar abiertamente sobre los entresijos de su ámbito sentimental y, especialmente, acerca del carácter prioritario que le concede a la hora de planificar cualquier aspecto de su, por otro lado, intachable trayectoria profesional. En esta ocasión, la intérprete se ha felicitado de haber encontrado finalmente la estabilidad amorosa de la mano de su marido Keith Urban, con quien tiene a sus hijas pequeñas Sunday (10) y Faith (7), en un momento de su vida en el que se sentía francamente sola.

"En mi caso, quería volver a enamorarme y lo conseguí. Me sentía muy sola y no quería estarlo, así que me dije: 'Venga, voy a intentar conocer al que será mi futuro compañero de vida'. Me negaba a que mi existencia girara únicamente en torno al trabajo y a esos viajes constantes a los que te obliga la profesión", ha confesado la artista en la conferencia 'Life in Pictures' organizada por la academia de cine británica en Londres.

Publicidad

"Encontrar a este hombre tan maravilloso y tener dos hijas con él dentro de un gran matrimonio me ha hecho sentir plena. Soy muy afortunada de contar con tantas bendiciones y, gracias a estas, me di cuenta de que necesitaba tener una vida real que fuera tan satisfactoria como la artística. Tenía que encontrar el equilibrio entre las dos facetas", ha añadido en la misma conversación.

Tanto es así, que si hace unos días reconocía que su mudanza a Hollywood en los años noventa se debía al profundo amor que sentía por su entonces marido, Tom Cruise, y no a un supuesto deseo de impulsar su carrera interpretativa, ahora la australiana asegura que se planteó abandonar para siempre la meca del cine para dedicarse en cuerpo y alma a la apacible vida familiar de la que disfrutaba en su granja de Nashville.

"Después de dar a luz a mi hija, que tiene 10 años ya, me encontraba en medio de una granja de Nashville en la que básicamente me dedicaba a cultivar hortalizas. Entonces le dije a mi madre: 'Creo que se acabó', y ella sabiamente me contestó: 'Mmmm, me da a mí que vas a querer volver al trabajo en algún momento'. Y fue fantástico recibir ese consejo, porque no era incompatible con un eventual regreso a la industria", ha añadido en la misma conversación.

Publicidad