Kim y Kanye en la alfombra roja de la gala del Met

Showbiz

No es ningún secreto que a Kanye West le gusta provocar y nadar contracorriente siempre que se le presenta la ocasión.

Este lunes el marido de Kim Kardashian ha conseguido destacar entre todas las celebridades que acudieron a la gala del Met, luciendo a cada cual atuendos más extravagantes, gracias irónicamente a la sencillez del suyo.E

Publicidad

n una noche cuya temática era la estética 'camp' y su gusto por lo exagerado y lo artificial, el rapero decidió enfundarse una chaqueta negra de la marca Dickies valorada en 42 dólares, que combinó con unos pantalones de ese mismo color y unas cómodas botas.

En resumen, se trataba un look de lo más cómodo que podría utilizar cualquier día de su vida para ir a comprar el pan si todavía se ocupara de realizar ese tipo de recados cotidianos él mismo.

En otras ocasiones Kanye ya había roto con las normas no escritas de un evento como el Met, que se considera la cita por excelencia del mundo de la moda.

En 2016, sin ir más lejos, tuvo la osadía de presentarse en cazadora y pantalones vaqueros sobre la alfombra roja, aunque aquella vez podía alegar en su defensa que la chaqueta era de Balmain y estaba adornada con pedrería y aplicaciones metálicas que se adaptaban al menos a la temática de la velada: la influencia de la tecnología en las últimas tendencias.Quien más se ha beneficiado de la sobriedad del vestuario del músico ha sido su esposa, que tuvo la oportunidad de mostrar su vestido de Thierry Mugler sin que nadie le robara el protagonismo. La idea tras su estilismo era mostrar a Kim como si acabara de salir del océano, utilizando cientos de pequeñas gotas de cristal para simular un 'efecto mojado'.

Publicidad