Billie Eilish

Showbiz

La cantante Billie Eilish, de tan solo 17 años, ha vuelto a sincerarse sobre las dificultades que ha venido experimentando en tiempos recientes a la hora de gestionar tanto su carrera musical como el escrutinio público que se desprende de una profesión de esas características.

En este caso, la autora de éxitos como 'bury a friend' ha confesado haber sufrido algún que otro revés anímico a cuenta de la falta de discreción de aquellos a quienes consideraba sus amigos, una serie de contratiempos que le han llevado, entre otras cosas, a recurrir a un terapeuta para asegurarse de que puede desahogarse sobre ciertas intimidades en un clima de confidencialidad absoluta.

Publicidad

"Algunos de mis amigos más cercanos, esos en los que se supone que puedes confiar plenamente, se aprovecharon demasiado de mi nombre y de mí misma, y encima luego tuvieron la osadía de quejarse cuando les di de lado. Así que he empezado a ir a terapia: es el único sitio en el que puedo hablar con total confianza sobre mi carrera", ha explicado la artista en conversación con el Sunday Times.

"Hay gente a la que no le gusta mi trabajo. Prefiero no hablarle a nadie de ello porque en algunos casos parece que estoy alardeando de lo que he conseguido y, en otros, sueno como una desagradecida que no valora lo que tiene. Lo mejor en estos casos es recurrir a un terapeuta", se ha justificado a continuación.

Al igual que le ha ocurrido a otros artistas que alcanzaron la fama en plena adolescencia y que, comprensiblemente, no contaban con la madurez necesaria para afrontar su lado más oscuro, Billie ha ido abandonando progresivamente esa inocencia que la definía hace solo un año para convertirse en una mujer mucho más "protectora" con su ámbito más íntimo y también con su integridad artística.

"Creo que estoy llegando otra vez a una situación de equilibrio. Antes había un montón de cosas con las que tenía que lidiar que han ido desapareciendo poco a poco, mientras que ahora han surgido aspectos nuevos a los que tengo que dedicar toda mi atención. En resumen, ahora soy mucho más protectora con todo. En la industria de la música, además, tienes que evitar que la gente haga de ti un producto y diga: 'Eres mi creación'. Curiosamente lo más duro de todo es tratar de hacer lo que de verdad quieres", ha reflexionado en la misma conversación.

Publicidad