Heidi Klum y su marido Tom Kaulitz

Showbiz

La boda italiana de Heidi Klum y su flamante marido Tom Kaulitz podría salirles aún más cara de lo que ellos habían previsto en un primer momento: la pareja volvió a darse el 'sí quiero' este fin de semana en un yate de lujo que perteneció a Aristotle Onassis tras contraer matrimonio por lo civil hace un par de semanas, y este lunes, como parte de las celebraciones posteriores, salieron a navegar por la costa de Capri junto a unos amigos para darse un baño justo antes del atardecer.

El problema es que el lugar que eligieron para hacerlo fue una famosa cueva marina de la zona que se conoce como la Gruta Azul, en cuyo interior está expresamente prohibido nadar aunque sí se permita el acceso en barca.

Publicidad

Según informa el portal Radar Online haciéndose eco de lo que ha venido publicando la prensa italiana, el grupo -que estaba compuesto por una veintena de personas- se topó con una patrulla policial a la salida que les dio el alto tras comprobar que la modelo aún tenía el pelo mojado, y ahora los recién casados se enfrentarían a una multa de más de seis mil euros.E

sta no es la primera vez que ambos visitan la conocida atracción turística ni que se saltan la normativa, ya que el año pasado Heidi compartió un vídeo en su cuenta de Instagram en el que su pareja y ella aparecían chapoteando y besándose en las aguas azules de la cueva mientras un misterioso cantante les ofrecía una serenata.

Publicidad