Miguel Ángel Silvestre en una de las imágenes que ha colgado de sus vacaciones (c) Instagram

Showbiz

Solo hay que echar un breve vistazo a las redes sociales del actor Miguel Ángel Silvestre para saber que, hasta ayer miércoles, se encontraba disfrutando de unas merecidas vacaciones en uno de los destinos más populares entre las celebridades de todo el mundo: la isla de Ibiza. Y como le suele ocurrir a cualquier persona, famosa o no, en las horas inmediatamente anteriores a su regreso a la rutina laboral, parece que el intérprete castellonense no acaba de aceptar del todo el fin de su período de descanso, hasta el punto de fantasear incluso con la posibilidad de escapar para siempre del mundanal ruido.

"Si hoy en el trabajo preguntan por mí, decidles que no me habéis visto, pero que soy feliz. ¡Adiós!", ha bromeado el intérprete en su cuenta de Instagram junto a una foto que le retrata, sonriente y tan fotogénico como siempre, bajo una fuente situada en la piscina de su hotel.

Publicidad

"Se acabaron las vacaciones, de vuelta al trabajo", ha añadido en el mismo mensaje para dejar claro que, por mucho que lo deseara en ese momento, no se desentenderá de sus obligaciones.

En las escasas imágenes que ha colgado de su breve escapada mediterránea no se aprecia rastro alguno de la mujer que habría conquistado su corazón, la modelo Patricia Guirado, aunque eso no implica, habida cuenta de la discreción con la que ambos están gestionando su romance, que no se encontrara a su lado y optara por no hacer acto de presencia en las redes de su chico.

"Me da un poco de vergüenza hablar de estas cosas... Es que es un concepto tan complicado de explicar. Es muy linda, muy cariñosa y es muy buena amiga mía. Me encanta ir al cine o tomar un bocadillo de chorizo con ella", explicaba el actor con su espontaneidad habitual, pero claramente forzado por los periodistas congregados en uno de sus últimos actos públicos, y sin dar más detalles sobre un asunto tan privado.

Publicidad