Meghan y Enrique, duques de Sussex

SHOWBIZ

Los últimos rumores acerca de los planes navideños de los duques de Sussex apuntan a que se perderán la tradicional reunión familiar en Sandringham por primera vez desde que se anunciara su compromiso matrimonial, la segunda en el caso de Enrique, ya que en 2012 el príncipe pasó unas fechas tan señaladas de servicio en Afganistán.

El matrimonio tendría previsto tomarse seis semanas de descanso después de que el nieto de Isabel II cumpla con el compromiso que tiene fijado en su agenda de cara a este próximo fin de semana para viajar a Estados Unidos y pasar allí el Día de Acción de Gracias acompañados por la abuela materna de su hijo Archie, Doria Ragland.

Publicidad

Al parecer, cabe la posibilidad de que no regresen a Reino Unido después y opten en su lugar por pasar el resto de sus vacaciones en Los Ángeles, donde se cree que estarían buscando la propiedad perfecta para establecer su segunda residencia. La otra opción sería que organizaran sus propias celebraciones en su hogar de Frogmore Cottage, pero todo apuntaría a que en cualquier caso no acudirán a la cita que cada año congrega a los seres queridos de Isabel II y el duque de Edimburgo en Norfolk.

Ese 'plantón' se suma al que ya dieron a la soberana este verano cuando no acudieron a visitarla a su residencia de Balmoral a la que se retira a pasar la temporada estival y hasta donde suelen acercarse por turnos los miembros de su familia, alegando que su bebé de entonces cuatro meses era demasiado pequeño para realizar ese viaje.

Los duques de Cambridge y sus tres hijos sí hicieron acto de presencia durante un fin de semana, volando además a Escocia en una aerolínea low-cost, pero Enrique y Meghan prefirieron dividir su tiempo entre Ibiza y el sur de Francia, hasta donde se desplazaron a bordo de jet privados.

Publicidad