Alejandro Sanz

Showbiz

El cantante Alejandro Sanz ha interactuado por primera vez con su actual pareja, Rachel Valdés, en el universo paralelo que constituyen las redes sociales, aunque el normalmente "parlanchín" intérprete ha preferido dejar que fuera su corazón concretamente el emoticono de uno de color rojo y no sus palabras el que expresara sin matices la admiración que siente por el sofisticado y original trabajo artístico que desempeña la joven de origen cubano.

Ha sido la cuenta de Instagram de la artista de 30 años, la cual está prácticamente consagrada a su labor profesional, el escenario elegido por el astro de la música para publicar ese sencillo pero significativo símbolo, el cual deja patente lo orgulloso que se siente de su chica. Y no es para menos, ya que la llamativa instalación audiovisual que ha presentado Rachel en la esfera virtual fue sin duda uno de los platos fuertes de la pasada Bienal de La Habana.

Publicidad

"Punto de encuentro: 'Composición infinita' en la undécima Bienal de La Habana", ha escrito la artista en su espacio personal para, poco después, desarrollar en otra publicación de la plataforma tanto los objetivos como las inquietudes creativas que se esconden tras su espectacular instalación, marcada por el colorido, lo abstracto y la sensación de inmersión "sensorial".

"Es una ambientación que consiste en una trama sobre los colores que componen el espectro: cada color va acompañado de un sonido creando una sensación de aislamiento puramente sensorial. El espectador se convierte en protagonista sumergido dentro de un espacio completamente abstracto", ha explicado la talentosa creadora, cuya relación con el intérprete madrileño se remonta a principios del pasado verano.

Publicidad