La cantante Beyoncé en la portada de la revista Elle

SHOWBIZ

La cantante Beyoncé ha vuelto a sincerarse sobre el impacto físico y anímico que tuvieron en ella los diferentes abortos espontáneos que padeció antes de poder dar la bienvenida a su primogénita Blue Ivy en el año 2012. La intérprete, casada con el rapero Jay Z, volvió a repetir experiencia en la maternidad cinco años más tarde con el nacimiento de sus mellizos Rumi y Sir.

En este caso, la diva de la música ha preferido centrarse en el cambio de mentalidad tan profundo y positivo que acabó experimentando como consecuencia de unas circunstancias tan dramáticas, ya que finalmente aprendió a cuidar mejor de sí misma para tratar de evitar nuevos contratiempos y, de esta forma, estar mejor preparada de cara a sus próximos procesos de gestación.

Publicidad

"El éxito me resulta algo completamente diferente ahora. He aprendido con el tiempo que la pérdida y el dolor son también regalos que te proporciona la vida. Haber tenido varios abortos me enseñó que primero tenía que ser una buena madre para mí misma antes de poder serlo para los demás", ha explicado en una reveladora conversación con la revista Elle, justo antes de congratularse de cómo la maternidad ha transformado por completo sus prioridades.

"Luego tuve a Blue y mi búsqueda del sentido de la vida se volvió mucho más profunda. Es como si hubiera muerto y hubiera resucitado para marcarme objetivos más trascendentales. Dejar un legado a los míos me resulta más importante y gratificante que cualquier número uno, así como bucear en mi propio ser para descubrir quién soy de verdad", ha aseverado en la misma entrevista.

Publicidad