Michael B. Jordan

SHOWBIZ

El caso de Michael B. Jordan es una rara excepción en la meca del cine: aunque ha encadenado dos grandes éxitos de taquilla como las películas de 'Creed' y 'Black Panther', hasta hace poco todavía seguía viviendo bajo el mismo techo que sus padres.

Quienes hayan visto el vídeo de '73 preguntas' que grabó para la revista Vogue, sabrán que sus progenitores aparecen durante el tour de su hogar que él ofreció a las cámaras horneando magdalenas y preparando una barbacoa como si estuvieran, nunca mejor dicho, en su casa.

Publicidad

En realidad, fue el intérprete de 32 años quien compró esa mansión y ellos quienes se mudaron allí para hacerle compañía, pero cuando por fin se sintió listo para establecerse por su cuenta y disfrutar de algo más de independencia, le tocó buscarse otra casa, según ha desvelado ahora su paso por el programa de Elle DeGeneres.

"Ha sucedido, sí. Es una buena sensación", ha asegurado acerca de su nueva situación doméstica. "Estoy bastante seguro de que celebraron algún tipo de ritual con incienso en cuanto me marché y limpiaron todas las superficies con lejía".

Por otra parte, tampoco es que el actor haya cortado por completo el cordón umbilical. Ahora vive a solo veinte minutos de distancia de sus padres, que se han quedado con la vivienda para ellos solos, y siguen reuniéndose para cenar juntos todos los domingos.

Publicidad