Kanye West y su esposa Kim Kardashian

SHOWBIZ

El año pasado Kanye West logró convencer a su esposa Kim Kardashian para desembolsar una suma de dinero considerable -se rumorea que cerca de 14 millones de dólares- en la compra de un amplio rancho ubicado en el estado de Wyoming y totalmente aislado de cualquier núcleo urbano. Unos meses más tarde se hicieron con un segundo terreno en la misma zona más del gusto de la celebridad, ya que cuenta con todas las comodidades imaginables, desde helipuertos a saunas y cabañas para invitados.

Ahora han salido a la luz los planes del rapero, que ha convertido el diseño de interiores en su nueva pasión, para estas propiedades que espera convertir en su segunda vivienda lejos de Los Ángeles. Según desvela el nuevo artículo que le ha dedicado al revista WSJ, Kanye tiene previsto llevar a cabo unas ambiciosas reformas con ayuda del arquitecto Claudio Silvestrin y el artista James Turrell, conocido por utilizar la luz y el espacio como medio de expresión.

Publicidad

Una de las prioridades del músico pasa por construir un complejo sostenible instalando un sistema de reciclaje de residuos y, con ese objetivo en mente, quiere crear un jardín de verduras, un huerto, un estanque y algo que él define como una 'bio-piscina' a lo largo de su conversación con la mencionada publicación.

Kanye también ha mostrado a la revista el diagrama de un 'jardín de orina' que transformará los desechos humanos para utilizarlos en el cultivo de alimentos de origen vegetal.

Este proyecto supone, por otra parte, la excusa perfecta para rescatar la estética de los prototipos de casas futurista con forma de cúpula que había comenzado a construir en el jardín trasero de su mansión de Hidden Hills y que fueron derribados hace unos meses por incumplir la normativa de obras públicas. Esas construcciones albergarán un sistema ecológico cerrado o 'biodomos' que generará energía y permitirá la recogida de agua en su rancho.

Publicidad