Jennifer Lopez y Ben Affleck en una foto de archivo

SHOWBIZ

El impresionante anillo de compromiso que Alex Rodriguez le entregó el pasado mes de septiembre a Jennifer Lopez, cuando le propuso matrimonio en una playa, no es el primero de esas características que ella ha recibido a lo largo de su vida.

La diva del Bronx ha estado casada en tres ocasiones y comprometida una más: su relación sentimental con Ben Affleck fue una de las mediáticas de principios del 2000 y, aunque no acabó en boda, sí duró el tiempo suficiente para que el actor le regalara una joya adornada con un diamante central rosa tras pedirle que se casara con él.

Publicidad

Ese anillo estaba valorado en más de dos millones de dólares y, aunque resultaba cualquier cosa menos discreto, a ella le encantaba: "Ben me había dado un diamante rosa que causó mucho revuelo... bueno, eso no importa. Y no me malinterpretes, a mí me encantó que me lo diera", ha confesado JLo en una entrevista a Zane Lowe para Apple Music.

Lo cierto es que era lo bastante vistoso como para llamar la atención de una verdadera apasionada y entendida de las piedras preciosas como Barbra Streisand.

"Conocí a Barbra en una fiesta de los Óscar hace años. En aquella época estaba comprometida con Ben Affleck y resulta que a ella le encantan los diamantes, aunque yo no tenía ni idea", ha desvelado. "Se me acercó porque había oído hablar del anillo y me preguntó si podía verlo y también me estuvo haciendo preguntas al respecto. Lo raro es que después seguimos hablando y me preguntó qué se sentía al ser famosa y cómo lo manejaba", ha añadido.

Publicidad