EEUU Famosos -  12 de mayo 2020 - 14:52hs

La "incomodidad" de Penélope Cruz ante las alabanzas por su belleza

La actriz nunca se ha sentido especialmente agraciada a pesar de los halagos que recibe por ello, y también se felicita por haber dejado atrás ciertas "inseguridades" sobre su físico que ahora le importan más bien poco

La oscarizada Penélope Cruz no solo se erige a día de hoy como una de las actrices más prestigiosas y cotizadas de su España natal, de la escena europea y del mundillo hollywoodiense, sino que su innegable belleza y magnetismo personal también han contribuido notablemente a su lucrativa condición de embajadora de firmas de moda y cosméticos como Chanel o Lancôme.

Sin embargo, la estrella de cine sigue sin asumir que su hermosura, sin perjuicio de su talento interpretativo, es uno de sus principales focos de atracción en lo que a su proyección pública se refiere, hasta el punto de admitir ahora que los halagos y alabanzas que recibe con respecto a su físico le producen una notable sensación de "incomodidad".

"Incómoda. No pienso en mí misma en esos términos", ha respondido tajante sobre este asunto en su última charla con la revista Red, en la que también ha criticado el escrutinio tan intenso e innecesario al que se han visto sometidas desde tiempos inmemoriales las mujeres de su industria y de cualquier otro ámbito social.

"Hay demasiados tabúes que rodean los cuerpos de las mujeres y creo que eso es una gran falta de respeto. Términos como período, depresión posparto, menopausia... Mucha gente sigue poniéndose nerviosa si las pones sobre la mesa", ha añadido sobre la tradicional cosificación del cuerpo femenino y su consideración, por algunos, como un mero objeto de deseo.

A sus 46 años y en un momento de su trayectoria en el que su gran papel es el de madre de dos retoños, Luna y Leo, fruto de su discreto matrimonio con Javier Bardem, la artista madrileña puede felicitarse tras haber superado definitivamente buena parte de esas "inseguridades" que, sobre su aspecto y la opinión de terceros, le atenazaban 20 años atrás y a los que ahora no otorga "importancia" alguna.

"No cambiaría lo que siento ahora por lo que sentía cuando tenía 20 años. Tenía algunas inseguridades sobre cosas de las que luego me percaté de que no eran en absoluto importantes", ha explicado en su entrevista con la cabecera estadounidense.

En esta nota: