Julio Iglesias

SHOWBIZ

No es ningún secreto que Enrique Iglesias siempre ha mantenido una relación difícil con su padre por eso de que las comparaciones resultan odiosas y a nadie le gusta verse eclipsado, algo que en este caso podría aplicarse a ambos artistas.

Sin embargo, unas nuevas memorias del productor Ramón Arcusa -antiguo componente del Dúo Dinámico, además de colaborador y amigo íntimo de Julio- desvelan ahora hasta qué punto llegaron a chocar los dos artistas tras el inicio de la carrera musical de Enrique, que el legendario intérprete español se negó a apoyar.

Publicidad

De acuerdo con la información que recoge en el libro 'Soy un truhán, soy un señor (o casi)', el distanciamiento entre ambos fue mucho más largo de lo que llegó a trascender públicamente. En realidad, pasaron años antes de que se reencontraran en una cena de Año Nuevo celebrada en casa de Julio, a la que también acudió su otro hijo Julio José, y en la que se produjo la esperada reunión que, sin embargo, se desarrolló de manera cordial, pero fría.

De hecho, según la información que ofrece Arcusa, Julio Iglesias solo habría conocido en persona a su nuera Anna Kournikova -compañera sentimental de su hijo desde hace casi dos décadas- cuando visitó recientemente el hogar de la pareja para ver también a sus nietos. Enrique y Anna dieron la bienvenida a sus mellizos Nicholas y Lucy en 2017 y la pequeña de la casa, Mary, llegó al mundo a principios de este año.

Por su parte, Enrique desveló en una entrevista reciente que había retomado el contacto con su padre en 2019. Según su versión de los hechos, sintió el impulso repentino de llamarle una noche mientras se tomaba una copa de vodka viendo una película.

"Enseguida cogió el teléfono. Tuvimos una conversación muy bonita. Estaba bien de ánimo. Fue una conversación de esas en las que eres consciente de que es especial. Me reconfortó mucho", confesaba a la revista ICON.

Publicidad