La duquesa Catalina en 2014, luciendo el vestido que se ha vuelto a poner este martes

SHOWBIZ

El conocido como 'efecto Catalina' no se ha diluido durante el período de aislamiento. Aunque la familia real británica ha cancelado sus apariciones públicas durante la actual crisis del coronavirus, sus miembros siguen manteniendo una agenda muy intensa para apoyar las organizaciones de las que son patrones y sus distintas iniciativas recurriendo para ello a las nuevas tecnologías.

La esposa del príncipe Guillermo ha sido una de las royals que más activa se ha mantenido en las últimas semanas, concediendo entrevistas por videollamada en solitario o acompañada de su marido, y cada atuendo que ha lucido frente a la cámara de su ordenador ha causado el mismo revuelo que los que luce en sus actos oficiales.

Publicidad

Este martes Catalina ha participado en otra conferencia para conmemorar la primera jornada dedicada a agradecer el trabajo del personal de emergencias australiano -bomberos, paramédicos y policías- bautizada como 'Thank A First Responder Day'. El vestido que llevaba puesto no tardó en ser identificado como uno de Roksanda Ilincic que lució por primera vez durante su visita oficial al país en 2014 acompañada de su hijo mayor, el príncipe Jorge, que por entonces era tan solo un bebé. El diseño está confeccionado en un intenso color amarillo con paneles blancos y resalta su esbelta silueta.

En aquel momento, tras bajar del avión en que habían viajado hasta Australia, la duquesa comentó ante los curiosos que se habían congregado para darle al bienvenida que su elección de atuendo había dejado algo confundido a su marido, porque en su opinión conseguía que Catalina pareciera un plátano gigante.

Publicidad