EEUU Famosos -  11 de junio 2020 - 10:38hs

Los duques de Sussex: más enamorados que nunca desde su mudanza a Los Ángeles

El príncipe Enrique y Meghan Markle habrían alcanzado una situación de gran estabilidad y bienestar a todos los niveles desde que abandonaran Inglaterra para establecer su residencia en California

Al margen del agrio debate que suscitó su abrupta salida de la primera línea de la familia real británica, de la fijación mediática que ha venido sufriendo la duquesa por parte de los tabloides e incluso de la creciente preocupación por su seguridad en su nueva mansión angelina, lo cierto es que el príncipe Enrique y Meghan Markle atravesarían estos días una situación de especial estabilidad en el marco de su matrimonio y vida familiar.

Como han contado varias fuentes de su entorno al portal de noticias 'Entertainment Tonight', con sus dificultades y sus retos, la decisión tomada por la pareja de abandonar Inglaterra para establecer su residencia en el condado de Los Ángeles, previo paso por Canadá, no habría hecho otra cosa que intensificar su vínculo amoroso y su sensación de tranquilidad, además de facilitar que buena parte de su atención gire en torno al bienestar de su pequeño Archie.

"Su relación es más fuerte que nunca, de eso no hay duda, por fin han podido llegar a una situación que les satisface a todos los niveles", ha expresado un informante en conversación con el medio, en la que también ha compartido el anhelo que, por otro lado, tienen los dos enamorados en lo que a llevar un estilo de vida más activo se refiere, aprovechando para ellos los bosques y otros entornos naturales del estado de California.

Por el momento, la antigua actriz no ha tenido oportunidad de regresar a esa normalidad que imperaba antes de convertirse en la flamante esposa de uno de los 'royals' más populares del mundo, ya que uno de sus objetivos, por ahora fallidos, de su vuelta a Estados Unidos pasaba por retomar el estrecho contacto que le unía a sus amigas más cercanas, a quienes no ha podido ver tanto como le hubiera gustado debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

"Es irónico, porque una de las cosas que hacían infeliz a Meghan en el Reino Unido era la sensación de aislamiento que experimentaba y lo mucho que echaba de menos a sus amigas. Ahora está de vuelta en su país, que es lo que quería, pero sigue igual de recluida que antes y no puede ver a sus amigas tanto por seguridad como la presencia de los paparazzi", ha explicado otro confidente.

En esta nota: