EEUU Famosos -  23 de junio 2020 - 10:41hs

Nicholas Hoult no quiere volver a desnudarse en sus películas

El actor no comprende por qué sigue aceptando proyectos que impliquen quitarse la ropa frente a la cámara, como tuvo que hacer de nuevo en su última película, si en el fondo le hacen sentir muy incómodo

Las primeras experiencias de Nicholas Hoult grabando escenas subidas de tono y quitándose la ropa frente a las cámaras se remontan a su adolescencia, cuando protagonizó las dos primeras temporadas de la popular serie 'Skins', que seguía a un grupo de jóvenes británicos con las hormonas muy revolucionadas.

De cara a su último proyecto cinematográfico, 'True History of the Kelly Gang', el actor se vio de nuevo en la tesitura de desnudarse por exigencias del guion, en esta ocasión para una escena que también incluía un caballo.

"Supongo que tenía sentido porque el personaje es un depredador sexual que está muy a gusto en su propia piel... pero nunca resulta cómo desnudarse frente a 15, 30 o 100 personas a las que no conoces realmente", ha reconocido en una entrevista a GQ Hype.

"Además, en mi mente no paraba de repetirme que a ese pony lo habían llevado allí engañado, mostrándole una zanahoria. Y de repente se encontró conmigo, que estaba sentado y desnudo. Me parecía que me miraba como si estuviera pensando que tenía pinta de saber muy bien. Me quedé paralizado... Me gustaría poder dejar de desnudarme en mi trabajo", ha añadido.

La gran diferencia que ha notado a la hora de enfrentarse a este tipo de secuencias entre los inicios de su carrera y la actualidad la marca la presencia de un coordinador de intimidad, una figura que ha aparecido en los últimos años en la meca del cine y que se utilizó en su nueva película, para asegurarse de que todos los involucrados se sintieran cómodos y establecer ciertos límites.

"Ha sido el primer trabajo en el que he contado con uno y me parece un cambio muy positivo. Es casi como tener un coordinador para las escenas de acción", ha señalado. "En el pasado, yo no dejaba de ser un crío haciendo un trabajo, y por aquel entonces ya llevaba bastante tiempo en esta profesión, pero siempre resultaba extraño. No es que tuviera malas experiencias ni nada por el estilo... Más bien te dices: 'Vamos a quitarnos esto del medio lo antes posible, para que pueda volver a estar tranquilo y centrarme en la parte de la actuación que me gusta'".

En esta nota: