Meghan Markle

SHOWBIZ

Cuando la duquesa de Sussex comenzó a realizar apariciones públicas tras anunciarse su compromiso con el príncipe Enrique, gran parte de las críticas que comenzó a recibir una vez se acabó el período de luna de miel con la prensa británica se centraban en su comportamiento y en su imagen pública, desde su peinado a sus atuendos, que en opinión de muchos eran más propios de una estrella de Hollywood que de un miembro de la familia real.

Aunque ella se mantuvo fiel a su moño bajo despeinado durante todo el tiempo que ejerció de royal, sí realizó varios cambios para adaptarse al protocolo: las manicuras de colores oscuros, los escotes palabra de honor, los trajes bermuda, las minifaldas y los 'regalos' de diseñadores que antes recibía con frecuencia pasaron a la historia.

Publicidad

Sin embargo, su salida de la monarquía junto a su marido que se hizo efectiva en marzo provocó que la antigua actriz comenzara a rescatar algunas de sus antiguas prendas favoritas tras su mudanza a Canadá, como los leggings, los gorros de lana estilo 'beanie' o las parkas.

Ahora parece haber hecho otro cambio sutil a su imagen que afecta a su larga melena, que vuelve a lucir ladeada sobre un hombro, con la raya a un lado y parte del pelo metido tras la oreja, según se ha podido apreciar en la videollamada en la que participó con Enrique este lunes para hablar de la discriminación racial. Se trata de un peinado muy propio de las estrellas de la meca del cine que ella había lucido en varias ocasiones sobre la alfombra roja y que le sienta de maravilla.

Publicidad