Kiko Rivera e Irene Rosales en una foto reciente de (c) Instagram

SHOWBIZ

La modelo y tertuliana Irene Rosales, madre de las pequeñas Ana y Carlota junto a su marido Kiko Rivera, no ha tenido reparo en aprovechar su participación en la nueva temporada del programa 'Ven a cenar conmigo', de la cadena Telecinco, para sincerarse sobre algunos aspectos muy íntimos de su convivencia con el DJ, hijo mayor de la tonadillera Isabel Pantoja.

En primer lugar, la también influencer ha reconocido que, pese a que para Kiko lo suyo fue 'amor a primera vista', ella tuvo que superar numerosas dudas y miedos que, eso sí, no estaban tan relacionados con sus sentimientos hacia Kiko sino con la exposición mediática que recibiría ella si se animaba a darle una oportunidad a la incipiente relación.

Publicidad

"Antes de empezar, tuvimos un año de amistad. Él sí tuvo un flechazo, pero a mí me costó, porque me daba mucho miedo este mundo. Me dolía que te juzgaran sin conocerte, pero podía llegar a entenderlo", ha revelado en medio de una cena compartida con otras celebridades de la televisión española.

En otro momento de la velada, Irene ha asegurado que no siempre le resulta fácil lidiar con el carácter tan sociable que ha venido exhibiendo su esposo desde que se diera a conocer al margen de la alargada sombra de su progenitora, especialmente cuando eso choca con su deseo de permanecer tranquila y relajada en su hogar.

"Le gusta estar con muchas personas y yo a veces necesito mi tiempo de soledad. En eso chocamos a veces, pero la verdad es que por lo general nos hemos adaptado bien el uno al otro. Cuando no me apetece recibir a gente, le pido que quede fuera de casa", ha reconocido Irene justo antes, eso sí, de incidir una vez más en el amor que siente por su marido y en la ilusión que le invade ante la perspectiva de pasar el resto de su vida junto a él.

Publicidad