Imagen compartida por Irene Rosales en sus Stories de Instagram

SHOWBIZ

La pareja formada por Irene Rosales y Kiko Rivera ha acudido en la mañana de este jueves al tanatorio de la localidad sevillana de Bormujos para dar su último adiós al padre de la modelo y tertuliana televisiva, quien ha fallecido en las primeras horas del día tras una larga convalecencia y una enfermedad crónica que arrastraba desde hace casi dos décadas. Cabizbaja y profundamente entristecida, la celebridad no se ha separado de su marido, quien sin duda se erige como su principal apoyo anímico en estos tiempos tan difíciles.

Manuel Rosales se encontraba desde hace días en una "situación crítica", según apuntó ayer miércoles el periodista Kiko Matamoros en el programa vespertino 'Sálvame', y esta mañana la propia Irene ha publicado en sus redes sociales dos emoticonos en forma de estrellas que parecían indicar que el deceso de su progenitor ya se había consumado. Hay que recordar que, el pasado mes de febrero, Irene sufrió otro duro revés con la pérdida de su madre, Mayte Vázquez, a la que estaba especialmente unida.

Publicidad

Por su parte, el mencionado Kiko Rivera recurría a su perfil de Instagram poco antes de dejarse ver en los alrededores del tanatorio para expresar su deseo de que el presente año, marcado tanto por la pandemia del coronavirus como por la inestabilidad sufrida por ambas familias, termine lo antes posible y dé paso a una etapa mucho menos convulsa y más feliz. "¿Puede terminar ya 2020?", ha escrito en la esfera virtual.

Durante la participación del matrimonio, padres en común de las pequeñas Carlota y Ana, en el programa de telerrealidad 'Gran Hermano Dúo', Irene Rosales explicaba en estos términos la forma en que tradicionalmente había lidiado ella con las graves dolencias que padecía su añorado padre, haciendo referencia incluso al tiempo que le llevó a ella comprender su magnitud.

"Se cayó trabajando y tiene un tumor cerebral. A día de hoy es un campeón, un luchador. No es consciente al cien por cien de lo que pasa, por así decirlo, no es feliz. No es una persona que se pueda valer por sí misma, pero está con nosotros. De chica no era tan consciente de la situación porque mis hermanos se encargaron de hacer la figura de padre. Ahora es cuando me afecta de verdad", se sinceraba la también influencer en su momento.

Publicidad