Kate Moss en una de las dos portadas que acaba de protagonizar para Vogue

SHOWBIZ

La modelo Kate Moss ha conmemorado su debut en la portada de la edición británica de Vogue hace veintisiete años regresando por todo lo alto con no uno, sino dos posados para el número del próximo mes de enero. El título que se ha elegido para acompañar ambas imágenes, 'mejor que nunca', no podría ser más adecuado, porque la maniquí de 46 años parece radiante con un crop top negro de Versace y una boina a juego, y con un vestido verde de Christian Dior acompañado de unos pendientes dorados.

La 'it girl' británica por excelencia recuerda su trabajo para la biblia de la moda de 1993 como una de las imágenes más icónicas de toda su carrera porque le hizo sentir que por fin “lo había conseguido” y que podía retirarse tranquila de la industria si nadie más volvía a contratarla, según ha confesado en un vídeo para la publicación en el que ha respondido a las preguntas de sus propios amigos.

Publicidad

Publicidad