LIGA ESPAÑOLA Fútbol -  16 de noviembre 2013 - 17:50hs

La hora de Casemiro, la recuperación de Isco o la compatibilidad de 'Illarra'

Roberto Morales

Madrid, 16 nov (EFE).- La grave lesión del alemán Sami Khedira, que estará al menos seis meses de baja tras romperse el ligamento cruzado anterior y el interno de la rodilla derecha, deja a Carlo Ancelotti tres opciones en un cambio de ruta: la hora de Casemiro, la recuperación de Isco o la compatibilidad de 'Illarra' con Xabi.

Khedira es un jugador imprescindible en el libro de estilo de Ancelotti en el Real Madrid. Después de Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Diego López, el centrocampista alemán es el que más minutos recibe con 1.234. Titular en todos los partidos de Liga de Campeones y en diez de las trece jornadas de Liga disputadas, en las que jugó once.

Con la aparición en escena de Xabi Alonso, la dimensión de Khedira volvió a crecer en el Real Madrid. Ancelotti encontró el equilibrio dando con la tecla en el centro del campo después de numerosas pruebas con cambios de piezas. Alonso-Khedira-Modric. Ya tenía la fórmula tan buscada para desatar el fútbol que desea.

Pero el destino es caprichoso en el mundo del fútbol y el 'virus FIFA' vuelve a acechar al Real Madrid. Khedira cayó lesionado en el amistoso de Alemania. Llegó tarde en una entrada a Andrea Pirlo y con la patada él fue el más perjudicado. La grave lesión le deja seis meses en el dique seco. Si todo va bien reaparecerá en mayo, cuando la temporada se acaba antes de tiempo por el Mundial 2014.

El club debe decidir qué hacer y la opción de acudir al mercado en el mercado invernal es remota. En la plantilla Ancelotti tiene soluciones. El sustituto natural de Khedira es Casemiro. Llega su hora, el momento que el brasileño tanto esperaba después de despuntar en pretemporada y ser el jugador revelación de la plantilla. De poco le sirvió cuando empezó lo serio y acumula unos pírricos 80 minutos en la temporada.

Desde el 1 de septiembre, cuando jugó 20 minutos entrando al césped del Santiago Bernabéu precisamente por Khedira, no hay noticias de él. Ha estado más ocasiones fuera de la convocatoria que dentro y pasó a ser el jugador de campo menos utilizado por Ancelotti que en más de una ocasión cuando ha sido preguntado por el brasileño, se ha referido a su edad y la falta de experiencia para asumir la responsabilidad de jugar partidos importantes.

Casemiro ha mostrado paciencia y ha asumido bien su papel. Cuando se podía perfilar una salida del Real Madrid en forma de cesión en el mercado invernal, todo da un vuelco con la lesión de Khedira. Su peso en la plantilla puede volver a crecer y tiene el aval de lo mostrado en una pretemporada en la que dejó brillantes actuaciones ante equipos de peso como el Inter de Milan o el PSG.

La opción de Ángel Di María será la que menos peso tenga. Ancelotti la empleó en Vallecas y comprobó en el triunfo sufrido y el desplome del equipo desde que sustituyó a Xabi Alonso, que no es la demarcación adecuada del argentino, donde se rebajan sus virtudes futbolísticas.

Sí lo puede ser para Isco Alarcón a quien un bajón de forma física y el cambio al sistema 4-3-3 le han hecho pasar de la brillantez al banquillo. Se quedó sin hueco en un tridente ofensivo con Cristiano Ronaldo y Gareth Bale en bandas más Karim Benzema como nueve. Debía ganarse un puesto en los tres del centro del campo, pero Modric le ganó la partida en el papel de futbolista creativo ubicado por delante de Xabi y Khedira.

Ahora, Ancelotti debe decidir si Isco es la opción por Khedira. Para los partidos en el Bernabéu podría ser el favorito pero a domicilio el técnico necesita un especialista defensivo en el centro del campo. Un jugador que tape espacios y haga coberturas a sus compañeros. En ese perfil, encajaría Asier Illarramendi, pero el técnico italiano aseguró en dos ocasiones que no es compatible con Xabi Alonso en el actual sistema.

El cambio a un 4-4-2 sí haría compatibles a los dos jugadores nacidos en la cantera de la Real Sociedad, que formarían un clásico doble pivote. Es otra variante que tendrá sobre la mesa un Ancelotti que debe decidir entre tres opciones para cubrir el gran vacío que le deja Khedira, un jugador fijo en su Real Madrid. EFE

FUENTE: EFE