FÚTBOL Fútbol -  16 de agosto 2015 - 13:30hs

El Sevilla vuelve a la 'Champions' con el complicado reto de aspirar a más

El Sevilla FC, después de cerrar el ejercicio 2014-15 como uno de los mejores de su historia, afronta esta temporada con el importante compromiso de jugar otra vez la Liga de Campeones y con el complicado reto de mejorar los ya altos niveles alcanzados en las anteriores campañas.

El equipo hispalense se ha clasificado por cuarta vez en su historia reciente para la máxima competición continental y en las dos primeras alcanzó los octavos de final y en la última, en la campaña 2010-11, fue apeado en la ronda previa a la fase de grupos.

En esta ocasión entra directamente en la fase de grupos gracias a ser el vigente campeón de la Liga Europa, tras ganar la final el pasado mayo al Dnipro ucraniano (3-2) en Varsovia, donde se proclamó tetracampeón de la segunda competición continental.

Esto le permitió jugar el 11 de agosto su cuarta final de la Supercopa de Europa, de las que sólo ganó la primera en 2006 al Barcelona (3-0). En esta última perdió 5-4 precisamente con el Barça en un épico partido disputado en Tiflis, aunque el Sevilla dio una fantástica imagen al igualar, a base de casta y orgullo, un 4-1 adverso y forzar la prórroga, que decidió el barcelonista Pedro.

Sin embargo, a los tres días, el Roma le goleó (6-4) en un amistoso en el Olímpico romano, donde dio una pésima imagen y llegó a ir perdiendo 6-0, aunque luego se rehizo y maquilló el marcador.

Los sevillistas se han aprovechado de que la UEFA instauraba por primera vez que el premio por ganar la Liga Europa era entrar en la 'Champions' por la vía directa, ya que por su clasificación en la competición doméstica no le hubiera dado.

La formación que dirige el guipuzcoano Unai Emery por cuarta temporada consecutiva -en la primera llegó mediado el curso- hizo unos grandes números en la 2014-15, pues en la Liga BBVA sumó 76 puntos, récord del club en su historia en Primera División.

No obstante, no le dio para clasificarse para la 'Champions' al quedar quinto clasificado tras Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid y Valencia, clubes con mucho más presupuesto a los que fue imposible superar, aunque el premio llegó por la vía Liga Europa, competición en la que sí es el 'rey' y único que ha logrado ser campeón en cuatro ocasiones, en 2006, 2007, 2014 y 2015.

Emery, tras acabar también quinto en la campaña 2013-14 y campeón de la Liga Europa al superar en la final de Turín al Benfica de Lisboa, se encontró para el pasado ejercicio un listón ya muy alto de superar, pues además tuvo que recomponer el equipo al irse piezas básicas en su esquema como el centrocampista croata Iván Rakitic, el central argentino Federico Fazio o el lateral zurdo Alberto Moreno.

El director deportivo del Sevilla, Ramón Rodríguez 'Monchi', en el cargo desde la campaña 2001-02 y que acaba de ampliar su contrato hasta 2020, volvió a encontrar jugadores internacionalmente poco conocidos pero que, de la mano de Emery, hicieron olvidar pronto las ausencias.

La historia se repite ahora con la venta de jugadores determinantes como el goleador colombiano Carlos Bacca (Milan) y el interior-lateral derecho Aleix Vidal (Barcelona), o la marcha del medio camerunés Stéphane Mbia al Trabzonspor turco.

Con todo, la dirección deportiva ha vuelto a trabajar duro y, por ahora, han llegado ocho nuevos refuerzos con la idea de no echar en falta las ausencias y que han ilusionado, de nuevo, al sevillismo.

Son tres defensas: el francés Adil Rami (Milan), Sergio Escudero (Getafe) y el brasileño Mariano Ferreira (Girondins de Burdeos); dos centrocampistas: el galo Steven N'Zonzi (Stoke City) y el danés Michael Krohn-Dehli (Celta); y tres delanteros: el galo Gaël Kakuta (Chelsea), el ucraniano Yevhen Konoplyanka (Dnipro) y el italiano Ciro Immobile (Borussia Dortmund).

Ellos se unen a jugadores que dieron el pasado curso un gran rendimiento, como el central portugués Daniel Carriço, el lateral izquierdo francés Benoit Tremoulinas, el mediocentro polaco Gregory Krychowiak, los centrocampistas Vicente Iborra y el argentino Éver Banega, el extremo Víctor Machín 'Vitolo' o los delanteros José Antonio Reyes y el francés Kevin Gameiro.

Un cóctel con el que se ha formado una plantilla que ilusiona al sevillismo en una temporada llena de retos cada vez más complicados de lograr debido al crecimiento del equipo y de la entidad.

En esta nota: