El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, aseguró este martes que "era el momento de dar un impulso" al equipo

AFP

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, aseguró este martes que "era el momento de dar un impulso" al equipo, en la presentación del nuevo técnico del equipo azulgrana, Quique Setién, que ha firmado hasta junio de 2022.

"El trabajo de (Ernesto) Valverde a mí me ha gustado mucho, pero era el momento de dar un impulso" al equipo, afirmó Bartomeu, al día siguiente de la destitución del ya extécnico azulgrana.

Publicidad

"Desde hacía tiempo sabíamos que la dinámica del equipo era mejorable, aunque los resultados estaban bien", añadió el mandatario azulgrana para justificar el cese de Valverde, criticado por la falta de brillo del juego azulgrana, pese a liderar la Liga y estar clasificado para octavos de la 'Champions'.

"Estamos a media temporada y era necesario coger impulso para esta segunda mitad. Los objetivos son siempre los más altos y con esta nueva dinámica pensamos que podemos aspirar a ganar la Liga, la 'Champions', por supuesto, y también la Copa", insistió Bartomeu.

Publicidad

La derrota la semana pasada en la semifinal de la Supercopa de España ante el Atlético de Madrid (3-2), sentenció a un Valverde muy marcado en los últimos tiempos por las dos dolorosas eliminaciones en la Liga de Campeones (Roma en 2018 y Liverpool en 2019).

En su lugar llega Setién, un admirador confeso del juego de toque que tanto gusta al Barcelona, que firma por dos temporadas y media hasta junio de 2022 y que en su presentación prometió volver a divertir al aficionado 'culé'.

"En todos los equipos en los que he estado solamente he garantizado una cosa, que mi equipo va a jugar bien", dijo Setién, que llega al Barça sin haber entrenado a ningún grande antes.

Aunque el nuevo técnico ha firmado hasta 2022, Bartomeu recordó que "como hay elecciones el año que viene (a la presidencia del club), hay una cláusula de que el presidente que salga elegido siempre puede hacer un cambio".

Esto podría abrir la puerta más adelante a Xavi Hernández, al que el Barça tanteó para que se hiciera con las riendas del equipo, pero que finalmente decidió no entrenar de manera inmediata al equipo azulgrana.

Publicidad

Publicidad