Sevilla venció 2-0 al Betis en reanudación de La Liga.

AFP

El Sevilla ganó 2-0 al Betis este jueves en el reinicio de la liga española en un estadio Sánchez Pizjuán vacío, tres meses después de la suspensión del campeonato español por la pandemia de coronavirus.

Un minuto de silencio en homenaje a las miles de víctimas de la covid-19 en España dio paso a un partido, que el argentino Lucas Ocampos de penal (56) y el brasileño Fernando de cabeza (62) decantaron para los locales.

Publicidad

Los jugadores, que llegaron al estadio con mascarillas, entraron al campo con ganas y el Betis salió de entrada a presionar arriba la salida del Sevilla, que poco a poco fue sacudiéndose el agobio verdiblanco y haciéndose con el control del balón y del partido.

A los 10 minutos, Ocampos, duda hasta el último momento por unas molestias musculares, estrelló un balón en el larguero y poco después el francés Jules Koundé remataba de cabeza fuera por poco un saque de esquina (21).

Publicidad

El equipo sevillista llegaba más a la portería contraria, pese a no contar con los ánimos de su afición, obligada a ver el partido por televisión por la prohibición de público en los estadios debido a la pandemia de coronavirus.

Eso no impidió que algunos centenares de aficionados esperaran en los alrededores del Sánchez-Pizjuán a los autobuses de los dos equipos antes del encuentro.

"Es diferente, y lo vives con pena, pero por lo demás lo sientes igual" de intensamente, dice a la AFP Laura Marín, una aficionada sevillista, que se acercó a ver a los equipos con su madre, su padre bético -"en la familia estamos divididos", cuenta con ironía-, su marido y su hijo pequeño.

Vigilados por la policía, que cuidó de que no se produjeran aglomeraciones, algunos aficionados fueron a los bares cercanos mientras otros regresaron a sus casas para seguir las evoluciones de Betis y Sevilla.

A gusto en su casa, el Sevilla siguió mandando en el campo tras la pausa, aprovechando las buenas arrancadas por la banda de Sergio Reguilón y Jesús Navas y la actividad de Luke de Jong y Ocampos delante.

En medio de la tormenta sevillista, Marc Bartra se apoyó y derribó al holandés Luuk De Jong en el área bética en una acción sancionada con un penal por el árbitro del encuentro.

Ocampos, auténtico héroe de su equipo este jueves, se encargó de transformar la pena máxima (56) para marcar el primer tanto del reinicio de la primera división española tras la pandemia.

El gol cayó como un jarro de agua fría en un Betis, que acusó la escasa aportación de Sergio Canales y empeñado en seguir presionando demasiado arriba favoreciendo las arrancadas sevillistas.

Todavía no se había repuesto el Betis del tanto cuando al saque de un córner, Ocampos prolongó de tacón y apareció Fernando para rematar de cabeza a bocajarro el 2-0 (62).

Los sevillistas celebraron el gol con una gran piña, olvidando por un momento las directrices sobre distancias de seguridad para luchar contra el coronovirus.

El tanto fue también el mazazo definitivo para el Betis, mientras el paso de los minutos tras meses de inactividad empezó a pasar facturas en forma de calambres para el sevillista Munir y el bético Loren.

Con todo a favor, el técnico sevillista metió a Ever Banega (70) para poner control y llevar el partido hacia una victoria, que lo consolida en la tercera plaza de la clasificación liguera.

El Betis, en cambio, sigue en la 12ª posición liguera, tras el inicio de esta 28ª jornada liguera, en la que el líder Barcelona visitará el sábado al Mallorca.

Un día después el Real Madrid, segundo a dos puntos de los azulgranas, recibirá al Eibar en la primera de las once fechas que quedan para el final del campeonato.

gr/pm

Publicidad

Publicidad