Real Madrid quiere sentenciar La Liga sin más dilación

AP

MADRID (AP) — El trofeo de La Liga española estará en la cancha del estadio Alfredo Di Stéfano el jueves, con el Real Madrid a ley de una victoria para consagrarse campeón por primera vez en tres años.

Los merengues tendrán su primera oportunidad de conquistar el título cuando reciban al Villrreal en su predio de entrenamientos, luego de una larga temporada que estuvo en ascuas debido a la pandemia de coronavirus. Afrontan la penúltima fecha del torneo con una ventaja de cuatro puntos sobre su eterno rival Barcelona, que a la misma hora recibirá al Osauna en el Camp Nou.

Publicidad

Al Madrid le alcanza con facturar dos puntos en sus últimos dos partidos para asegurar el título de liga número 34 de su historia, el primero desde 2007. También podrá consagrarse si el Barcelona no logra derrotar al Osasuna.

Será el primer cetro liguero del Madrid desde que Cristiano Ronaldo se marchó para fichar con la Juventus hace dos temporadas, y el primero desde que el técnico Zinedine Zidane volvió tras un breve alejamiento.

Publicidad

El Barcelona se coronó en las últimas dos temporadas y marcaba el paso de la actual cuando la pandemia de coronavirus paralizó el torneo a mediados de marzo. Pero el Madrid no ha dado tregua en la reanudación, victorioso en los nueve partidos que ha disputado.

“Después del confinamiento, los jugadores querían hacer cosas grandes, se veía en los entrenamientos”, comentó el miércoles el técnico madridista Zinedine Zidane. "Entrenaban fenomenal y querían para hacer muchas más cosas después del entrenamiento. Eso te dice lo que es el equipo”.

El Madrid había perdido tres de sus últimos cuatro partidos antes del parón.

En cambio, el Barcelona se desinfló. Empató tres veces para ceder el liderato.

Como evidencia del desánimo que cunde en las filas azulgranas, el delantero uruguayo Luis Suárez consideró que la liga es una causa perdida.

“La dejamos escapar nosotros mismos”, dijo Suárez. “Somos conscientes de que dependíamos de nosotros y no buscar ninguna excusa. Ahora, por nuestro orgullo y por el prestigio del Barça, hay que ganar los dos partidos que nos quedan y luego centrarse de lleno en el único título que podemos pelear, que es la Champions”.

Pero el técnico Quique Setién, muy cuestionado por los resultados y juego opaco, no tira la toalla.

“Todavía no lo está (perdida) porque puede pasar cualquier cosa, pero es verdad que está difícil”, dijo Setién, quien reemplazó a Ernesto Valverde en enero. "Tiene que empatar y perder un equipo que lo ha ganado todo. Es obvio que han hecho mejor las cosas, pero es posible que se puedan dar determinadas circunstancias. Seguiremos peleando hasta el final”.

El Barcelona se llevó ocho de las 11 últimas ligas, con el Madrid poniendo paréntesis en 2017 y 2012.

Los merengues se toparán con un Villarreal que marcha quinto y cuyo estímulo es clasificarse a la Liga Europa. Han ganado seis de los nueve partidos tras la reanudación.

“Es la prueba más dura", advirtió Zidane. “Es un rival muy difícil y el partido más difícil de los últimos que hemos tenido”.

El oponente del Barcelona, el Osasuna, marcha 11mo y no se juega nada.

Publicidad

Publicidad