Zidane en la mira en un Real Madrid marchito

AP

MADRID (AP) — Después de atestiguar el hundimiento de su equipo en la prórroga ante un rival de la tercera división en la Copa del Rey, Zinedine Zidane se volteó y sonrió incrédulo.

El Real Madrid había encajado el gol sentenciador frente a un oponente en inferioridad numérica. Se les escapa otro trofeo esta temporada. La humillante derrota 2-1 ante el ignoto Alcoyano en los dieciseisavos de final agudizó el mal momento de los merengues, además de instigar las dudas sobre la continuidad de Zidane en el banquillo.

Publicidad

Los reproches al técnico francés ya habían cobrado fuerza tras la derrota ante el Athletic Bilbao en las semifinales de la Supercopa español la semana anterior, resultado que se sumó al empate sin goles ante Osasuna, un adversario amenazado por el descenso, en La Liga española.

El Madrid apenas ha ganado uno de sus últimos cinco partidos en todas las competencias. El nivel de jugadores como Karim Benzema y Eden Hazard ha dejado mucho que desear. Es un equipo que luce abrumado y apático.

Publicidad

Zidane no ha tenido otro remedio que hacerle frente a preguntas sobre si debe seguir al mando.

“Cuando se pierde siempre se habla", dijo Zidane. "Pasará lo que tenga que pasar. Estoy tranquilo. Los jugadores intentan ganar los partidos y a veces pasan cosas diferentes. Todas las derrotas son dolorosas. A mí y a mis jugadores no nos gusta perder”.

Zidane insiste que aún cuenta con respaldo dentro del vestuario.

“Creo que mis jugadores confían en mí, pero hay que preguntarles a los jugadores", dijo. "Hemos hecho pocas cosas buenas últimamente, pero también hemos hecho cosas buenas en la temporada".

La prematura eliminación en la Copa del Rey deja al Madrid aferrado a dos objetivos en lo que resta de temporada: revalidar el título del torneo doméstico y la Liga de Campeones de Europa.

"Hay que pensar que seguimos en la Liga y en la Champions. Hay que estar concentrados porque todavía se pueden hacer cosas”, sostuvo Zidane.

En La Liga, el Madrid marcha cuatro puntos detrás del líder Atlético de Madrid, que tiene un par de partidos pendientes. Por la Champions, los merengues se batirán con el Atalanta de Italia en los octavos de final.

Este es segundo ciclo de Zidane, de 48 años, en el Madrid.

La leyenda francesa llevó al club a tres consagraciones consecutivas en la Champions entre 2016-18 antes de tomarse un año sabático y volver en 2019.

Pero la Copa del Rey ha sido su cruz, con su equipo eliminados antes rivales como Celta, Leganés y Real Sociedad.

"Es un momento difícil porque estamos fuera de la Copa. Había que hacer otra cosa y no lo hicimos”, dijo.

No queda otra que levantar cabeza en la liga española, donde el sábado chocarán contra el Alavés, otro club en peligro de descenso.

Publicidad

Publicidad