El padre de Reyyan visitó la tumba de la madre de Miran y desde allí le prometió que dirá toda la verdad para que ya no exista venganza.