EFE

En el museo de la Empatía de Sao Paulo no hay cuadros ni obras de arte, sólo calzados usados y una veintena de historias de personas desconocidas que llevan al "espectador" a ponerse, literalmente, en los zapatos del otro.