AFP

A primera vista, con su suéter de rayas, su sonrisa y su sueño de convertirse en futbolista, Mikail Akar se parece a cualquier niño de siete años. Sin embargo es un prodigio del expresionismo que causa sensación en el mundo del arte.