El derrame de petróleo en el Golfo de México es una "epidemia" cuyas consecuencias durarán "meses y años" y que habrá que paliar mediante el fomento de las energías limpias, afirmó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.