Los animales también sufren las consecuencias de los incendios en Rusia. En el refugio BIM, ubicado en la región de Moscú, más de mil criaturas han visto peligrar sus vidas a causa del fuego.