La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) consideran que la situación del hambre en el mundo es alarmante, debido al constante incremento de la población mundial y a la fuerte subida de los precios de los alimentos.