La vieja tradición de guardar el dinero en el colchón ahora está en las cajas fuertes, pues debido a la inestabilidad financiera y la desconfianza en los bancos ha generado que muchas personas afectadas por la crisis en Europa opten por guardar su dinero en casa antes que perderlo.