El noreste de Estados Unidos sufrió nevadas y fuertes vientos que obligaron a anular unos 500 vuelos en plenas fiestas de fin de año