El primer ministro de Noruega se transformó en taxista encubierto durante un día, para averiguar de primera mano lo que piensan los votantes de Oslo.